Paraíso contaminado: ciudad chilena espera limpieza tras cierre de carbón

Con sus aguas verde esmeralda y arenas blancas, la pequeña ciudad de Mejillones en el norte de Chile parece engañosamente un típico balneario.

A lo lejos, sin embargo, las plantas y fábricas que queman carbón arrojan humos nocivos al aire, un recordatorio de que la ciudad en el desierto de Atacama es una de las cinco llamadas «zonas de sacrificio» del país, donde los residentes se ahogan en la contaminación.

Chile se ha embarcado en una transición energética vertiginosa y se comprometió a cerrar 28 unidades de centrales eléctricas alimentadas con carbón para 2040, nueve de las cuales ya han cerrado.

«El impacto de la generación de energía a partir del carbón es significativo en términos de la crisis climática, pero también el impacto que tiene en las zonas de sacrificio», dijo Estefanía González de la oficina de Greenpeace que cubre Argentina, Chile y Colombia.

Los residentes «no deberían quedar sin protección porque una empresa entra, explota un determinado territorio y luego se va», afirmó, destacando una transición energética justa que les permita «reparar» las zonas dañadas.

Se espera que Mejillones cierre la primera de sus ocho unidades a carbón a finales de este año.

Convencer a las empresas energéticas de que reparen el daño que han causado al medio ambiente una vez que se van no es tarea fácil.

El Ministro de Energía de Chile, Diego Bardo, dijo recientemente a los periodistas que las unidades más antiguas alimentadas con carbón «no están legalmente sujetas a consideraciones ambientales».

«Eso es parte del desafío que tenemos que superar hoy. No se trata simplemente de apagar un interruptor, sino de encargarnos de todo».

READ  Cómo funciona la nueva ley de tránsito en Chile y las sanciones por incumplimiento

– 'Cáncer para todos' –

En el puerto pesquero de 13.000 habitantes en el corazón del desierto de Atacama, José González, de 58 años, dice que tiene cáncer de riñón en etapa 4 y está de licencia en su trabajo como agente portuario.

«La contaminación es enorme», dijo, señalando una serie de empresas vinculadas a la industria química y plantas de carbón que bordean la vasta Bahía del Pacífico. «Todo el mundo contrae cáncer».

Sin embargo, vincular enfermedades como el cáncer con las industrias contaminantes en las que viven no es fácil.

«Existe un vínculo que pasa años antes de que uno se dé cuenta», dijo Michael Marin, M.D., presidente y cirujano de la Facultad de Medicina de Antofagasta.

Un estudio de 2019 financiado por la Región de Antofagasta Norte mostró la presencia de metales pesados ​​y materia orgánica en la bahía provenientes de desechos industriales y vertidos de aguas residuales.

Algunos veraneantes se relajan en la playa bajo las sombrillas de paja o se dan un chapuzón en sus frescas aguas. Las focas pasan el rato en una cala de pescadores cercana, y la amplia península es un lugar de alimentación para las ballenas azules y de aleta.

A pesar de la belleza del mar, José Sánchez, secretario de un sindicato de pescadores, dijo: «La bahía está muerta».

«El fondo del océano está contaminado, hay menos especies, hay menos moluscos».

La difícil situación ha reducido a la mitad el número de pescadores que antes eran 300.

La quema de carbón libera al aire muchos químicos nocivos, y aunque las plantas han instalado filtros especiales para reducir la contaminación, esta no desaparecerá hasta que «los parques de carbón estén abiertos», dijo el concejal municipal Manuel Monardes Rojas.

READ  Ampliar cabotaje a cruceros más pequeños podría beneficiar a Chile: Conosure

Sin embargo, insiste en que la playa de postal es una «zona limpia» por su lejanía del polígono industrial.

«Megilones ahora se está centrando en el turismo», afirmó.

sf/fb/mdl

FOX41 Yakima ©FOX11 TriCities©

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Surf Report Venezuela