Para los pastores chilenos, el derretimiento de los glaciares afecta las tradiciones culturales

«Nuestro mayor sueño siempre han sido nuestros títulos de propiedad», dice Victoria Ortega desde la pequeña tienda al lado de su casa, mientras se quita el polvo de su delantal a rayas que rara vez se ve. Nacida en las montañas cercanas, Victoria lleva casi 70 años en El Alfalfal y preside el Comité de Desarrollo del Barrio.

Durante la toma militar de Augusto Pinochet en la década de 1970, la propiedad de la tierra fue arrebatada a la comunidad y nunca devuelta. Bienes Naconales, el ministerio de tierras del gobierno chileno, que ahora administra la tierra, dijo que era una zona de alto riesgo. En 1983, la madre de Victoria fue una de las 29 personas que murieron en una inundación y un deslizamiento de tierra históricos. Ahora, dijo, Bienes Nacionales se niega a devolverles los títulos de sus tierras por el riesgo legal de ser responsabilizados por las muertes causadas por deslizamientos de tierra en el futuro.

Los residentes dicen que recibirán apoyo para restaurar sus títulos de propiedad con fortificaciones que reducen el riesgo de derrumbes cuando negociaron con AES al inicio del proyecto Alto Maipo. Pero estos nunca se materializaron. Hoy, los residentes de El Alfalfal no son dueños de la tierra en la que viven y desconfían de Queremos Parque, el último movimiento de conservación que llega al Cajón del Maipo.

Queremos Parque se lanzó en 2019 como una campaña ambiental para convertir 142.000 hectáreas del Cajón del Maibo en suelo protegido. Su visión incluye convertir al Cajón del Maipo en un destino de ecoturismo mientras se protegen los miles de glaciares críticos para la seguridad hídrica de Santiago. A partir de esta primavera, más de 200 000 personas han firmado la petición en línea de la organización sin fines de lucro, con más de 200 empresas y organizaciones como socios comprometidos.

READ  El mejor Bicicleta Electrica Moma: ¿cuáles son sus opciones?

“Democratizar el acceso a la naturaleza es muy importante”, dijo Pilar Valenzuela Delpiano, directora de Queremos Park. Biller dijo que la reserva nacional hace que el turismo de montaña sea más asequible y promueve la preocupación por el medio ambiente. Pero mientras ve a Ariros jugando un papel importante en las actividades de ecoturismo, el Parque Guerremos aún carece de apoyo local. Sin él, teme que el plan pueda parecer políticamente desagradable para los legisladores.

“Les dijimos que podemos apoyarlos si nos apoyan con nuestros derechos sobre la tierra”, dijo Victoria. Aunque Queremos Parque dijo que han pedido a los funcionarios del gobierno que apoyen la transferencia de títulos de propiedad oficiales a los residentes de El Albalbal, Pilar dijo que la decisión está en manos de Bienes Nacionales.

El hijo de Victoria, Miguel Aguirre Ortega, es uno de los arios que se opone a Queremos Park y rechaza un futuro trabajando en el ecoturismo. «Puede sonar como una idea hermosa y un sueño, pero no va a ser así para las personas que viven aquí», dijo.

Sobre todo, teme que la comunidad de Areos pierda el acceso a la tierra. Esto ha sucedido antes. En la vecina región de O’Higgins de Chile, la designación de un parque nacional resultó en una protección estricta para las plantas nativas.

«Queremos Parque» se traduce literalmente como «Queremos un parque». Si bien la organización sin fines de lucro inicialmente esperaba abrir un parque nacional, el nombre resultó ser un nombre inapropiado, dijo Pilar. En un esfuerzo por acomodar a los Aryos, ahora pueden tener una estructura más flexible para permitir la continuación de la ganadería en la tierra. Pero Queremos Parque dijo que no pueden dar garantías. Los detalles sobre la gestión y la política se conocerán más adelante, una vez que el gobierno apruebe y respalde la reserva, dijo Pilar. Por ahora, su prioridad es evitar más daños al medio ambiente.

READ  El mejor Cargador Iphone 6S Plus: Guía de revisión y compra

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Surf Report Venezuela