Moai de Minamisanrigu: cómo un vínculo con Chile creó un centro de aprendizaje para la preparación ante desastres

Minamisanriku fue una de las muchas ciudades profundamente afectadas por el tsunami que comenzaron a conservar recuerdos personales del desastre. El Memorial del Gran Terremoto del Este de Japón, conocido como Memorial Minamizanriku 311, es testigo de los esfuerzos de la comunidad por reconstruirse tras los devastadores golpes gemelos del terremoto y el tsunami de 2011.

Con el exuberante bosque de cedros de Sanriku como telón de fondo, el sitio fue diseñado por Kengo Kuma, el renombrado arquitecto detrás del Estadio Nacional de Tokio, para conectar visualmente con la tierra y su gente. El diseño de Kuma es más un tributo a la fuerza y ​​la perseverancia de una comunidad que una maravilla arquitectónica.

Hisako Narasaki, directora de proyectos del museo y responsable de prevención de desastres, compartió su visión sobre el enfoque único del monumento. Independencia de Milwaukee Visitó las instalaciones en marzo.

«A diferencia de los museos típicos, el Minamizanriku 311 Memorial ofrece un viaje reflexivo que incita a los visitantes a considerar sus reacciones ante un desastre», dijo Narasaki. «Otra diferencia es que en lugar de aprender de las exhibiciones, se pregunta a los espectadores qué harían si realmente ocurriera un terremoto, basándose en testimonios grabados de los residentes de Minamizanriku».

La instalación es un sitio conmemorativo, pero también sirve como centro espiritual para la gente del pueblo. Narasaki dijo que era un lugar para el aprendizaje y la reflexión donde se compartían historias sobre tsunamis pasados ​​y el Gran Terremoto del Este de Japón para resaltar la extraordinaria escala del desastre de 2011.

«Esta continuidad narrativa garantiza que los recuerdos y las lecciones de ese día se preserven para las generaciones futuras», dijo Narasaki. «El Memorial Minamizanriku 311 desempeña un papel en el fomento de la solidaridad y el apoyo a otras comunidades afectadas por desastres naturales. Tras el gran terremoto de Noto en enero de 2024, los visitantes del monumento escribieron mensajes de aliento a los residentes de Noto, demostrando la comprensión compartida y empatía entre las comunidades afectadas por la imprevisibilidad de la naturaleza.

«Hace muchos años fui fotógrafo en Noto. Le deseo una pronta recuperación y buena suerte en el futuro. Todo lo mejor para mí.» – Ellen Kaplowitz

Fotografías de Masashi Asada adornan las paredes del monumento y capturan el espíritu y la resiliencia de los residentes de Minamizanriku. Estas imágenes, resultado de años de colaboración entre Asada y la comunidad local, ofrecen una visión poco común e íntima de las vidas afectadas por el desastre.

READ  Vídeo: Vea la repetición completa de la derrota de Football Ferns ante Chile

A pesar de la grandeza arquitectónica y lo llamativo, Narasaki tuvo una perspectiva reflexiva sobre el impacto del monumento en la comunidad local y los desafíos prácticos de mantener una instalación tan importante.

“A veces me pregunto si realmente necesitamos una sala elegante diseñada por un arquitecto famoso en una zona tan rural. Los techos altos son difíciles de mantener. «Ni siquiera podemos reemplazar una bombilla y los costos de calefacción son altos», afirmó.

Narasaki dijo que el museo conmemorativo estaba agradecido con la comunidad global y reconoció el apoyo que recibió de organizaciones de todo el mundo. Esos gestos de apoyo mostraron el vínculo universal de la humanidad frente a la adversidad.

Otro testigo del 11.3.2011 / 14:46 al sur del museo conmemorativo. Su historia es irónica y trágica.

El Edificio de Prevención de Desastres de Minamizanriku fue construido en 1995 como parte de los Edificios de Administración de la Ciudad de Shizukawa. La estructura fue diseñada como un bastión de defensa contra las implacables fuerzas del Pacífico. Ubicado a unos 2000 pies de la playa y a 40 pies de altura, el edificio representa el compromiso de una comunidad de proteger a sus ciudadanos.

Sin embargo, el terremoto submarino provocó un devastador tsunami y desató olas que devastaron vastas zonas de la región de Tohoku. El edificio a prueba de desastres, a pesar de su construcción robusta y su ubicación estratégica, fue arrasado por el tsunami, que alcanzó alturas de 50 pies en algunas áreas, superando las predicciones iniciales de una altura máxima de ola de 20 pies.

La tragedia que se desarrolló fue un símbolo del desastre más amplio que afectó a Japón ese día. Sin embargo, surgieron historias de heroísmo y sacrificio. En particular, Miki Endo, un joven empleado, utilizó el sistema de transmisión de emergencia del edificio para instar incansablemente a los residentes a buscar terrenos más elevados hasta el final. Los momentos finales de su transmisión fueron grabados suplicando a los residentes que evacuaran. Las acciones de Endo fueron reconocidas póstumamente e incorporadas en materiales de educación moral para las escuelas públicas de la prefectura de Saitama en 2012, destacando su valentía.

READ  El mejor street fighter ps4: ¿cuáles son sus opciones?

Después del desastre, el edificio en ruinas quedó como un doloroso recordatorio de los acontecimientos de ese día. Aunque la estructura física fue destruida en gran parte, los cimientos y parte de la estructura permanecieron, lo que generó un debate dentro y fuera de la comunidad sobre su futura preservación o demolición. El estancamiento se prolonga durante años y aún no se ha llegado a una conclusión tras una serie de debates y consultas dentro de la comunidad y diversas partes interesadas.

Después de que un enorme terremoto de magnitud 9,0 azotara Japón, desató un devastador tsunami que reverberó a través del Océano Pacífico y llegó a las remotas costas de Chile. Las primeras olas golpearon la costa de Chile 21 horas después, recorriendo una increíble distancia de más de 10.600 millas desde Sendai, Chile hasta Tichado.

El evento sísmico subrayó no sólo el poder destructivo de la naturaleza, sino también las profundas conexiones intercontinentales que se formaron después de tales catástrofes.

El impacto económico del tsunami en Chile fue profundo, particularmente para su industria de vieiras. Olas lo suficientemente fuertes como para desalojar toneladas de bloques de hormigón causaron daños importantes a las granjas de mariscos locales.

Históricamente, Chile y Japón comparten un vínculo moldeado por las fuerzas de la naturaleza. Esa relación se remonta al terremoto de Valdivia en Chile en 1960, que desencadenó un tsunami que cruzó el Pacífico y causó grandes daños en Shizukawa –hoy Minamizanriku, Japón.

En un gesto de solidaridad y recuerdo, se instaló en Minamizanriku una placa bilingüe español-japonés y una réplica de una estatua de Moai para conmemorar el 30 aniversario del desastre de 1990, que simboliza la amistad y la resiliencia compartida entre los dos países.

READ  El papel de los bonos verdes soberanos en el desarrollo de Chile

Las relaciones se fortalecieron aún más tras el tsunami de Tohoku de 2011. La estatua Moai original, enviada desde Chile como símbolo de rescate y amistad, resultó dañada en el desastre y su cabeza fue arrastrada.

Estimulado por el simbolismo de la difícil situación de Moai y Minamizanriku, Chile respondió con otro gesto de amistad. En 2013, la ciudad recibió una nueva estatua Moai, diseñada por escultores de Isla de Pascua, para encarnar la fe y la continuidad de la conexión profundamente arraigada entre las dos comunidades.

El proyecto «Moai ~ Living in the Future», iniciado por estudiantes de la escuela secundaria Shizukawa, mostró además las estatuas como símbolos de renacimiento y prevención de desastres. El proyecto, que comenzó antes del terremoto para restaurar la ciudad y crear conciencia sobre el desastre, ha adquirido una nueva importancia desde entonces.

Los esfuerzos de los estudiantes por utilizar el moai como símbolo de reconstrucción resonaron entre los chilenos.

A pesar de estar separadas por vastos océanos, estos esfuerzos demuestran que las comunidades pueden unirse en tiempos de necesidad, convirtiendo las cicatrices de los desastres naturales en símbolos duraderos de esperanza y amistad.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Surf Report Venezuela